Press "Enter" to skip to content

AMLOtopia

Por: Lorena Osornio E.

La semana pasada nos despertamos con “La Nueva Economía” que fue una propuesta del presidente de la República para argumentar las razones por la cuales no se deben utilizar indicadores como el Producto Interno Bruto para medir el éxito económico, sino el bienestar y la felicidad”, argumentos que ni en una mala novela de ciencia ficción o post apocalíptica encontraríamos congruente.

Y hoy Alfonso Ramírez Cuellar a través del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, dicen que integrado por un grupo de especialistas en la realidad económica, política y social del país, nos receta la revisión del patrimonio inmobiliario y financiero, así como la concentración de poder de las empresas.

Esto dicen tiene como propósito integrar y plasmar en la constitución los programas que aseguran derechos para todos los mexicanos, y comenzarán por instruir al INEGI no sólo para captar y difundir información, además podrán según ellos entrar sin ningún impedimento legal a revisar el patrimonio inmobiliario y financiero de todas las personas accesando al Servicio de Administración Tributaria, además de dotar con mayor impunidad fortaleza a la Comisión Federal de Competencia Económica para vigilar la concentración y poder que tienen las empresas en una gran cantidad de mercados que producen y distribuyen los bienes y servicios básicos.

Y así Morena quiere construir un país utópico en el que se mida ya no la pobreza que es importante abatir, así como la riqueza y algo llamado “progresividad fiscal” que será aplicado a la propiedad, la riqueza, el ingreso, la emisión de dióxido de carbono y los daños a la salud, permitiendo al gobierno tazar a quienes sobre la base de esta progresividad fiscal tienen la posibilidad entonces de contribuir a los gastos del estado y al financiamiento del Estado de Bienestar.

En pocas y rudas palabras lo que para ellos es una sociedad ideal, perfecta y justa, para los que trabajan empresarios, emprendedores y capitales es un asalto en despoblado, un pretexto para hacerse de la riqueza de otros y vestirse de generosidad manteniendo un estado en el que todo es regalado, en el que no tienes que hacer ningún esfuerzo para tener, más que el que se necesita en una utopía que es ser plenamente feliz por el sólo hecho de ser hombre y vivir en un mundo en paz.

No perdamos en la urgencia de esta Pandemia por Covid-19 el paso a esta propuesta que es claramente un peligro para muchos mexicanos que no podemos estar de acuerdo en propuestas que son claramente el principio de un gran abuso y no como románticamente plantean las bases para sentar una agenda de transformaciones estructurales en el país.

En AMLOtopía nada ha cambiado, las mañas de antaño vienen corrigiendose y aumentándose enarbolando la bandera del odio al Neoliberalismo, y el daño que este hizo a la nación, y tratando con abusos peores que aquellos y tan evidentes como aquellos que mucho critican de instaurar un gobierno que aún no tiene forma, fondo ni futuro.

Be First to Comment

Deja un comentario