Con inversión pública y privada es factible dotar a la Ciudad de México de un transporte público no contaminante

Ciudad No hay comentarios en Con inversión pública y privada es factible dotar a la Ciudad de México de un transporte público no contaminante
  • La Asamblea Legislativa prepara iniciativas de ley que coadyuvarán a reducir la contaminación, anunció el diputado Leonel Luna

FTECDMXAXLA250516 (3)

 Renovar el transporte público y concesionado con unidades eléctricas e híbridas mediante la inversión conjunta del gobierno de la Ciudad de México y el sector privado, llevaría a solucionar el problema de la contaminación que en los últimos días ha provocado contingencias ambientales. Además, el uso de tecnología de punta y energía limpia renovable es parte de la alternativa que hoy en día está disponible.

 En el Foro: “Transporte Eléctrico para la Ciudad de México” en el que se analizó el exceso del parque vehicular –casi 5 millones-, la alta emisión de gases a causa del uso de energía proveniente del petróleo, la necesidad de privilegiar la movilidad multimodal, la liberación de vías para uso peatonal, y el empleo de medios alternos de transporte, se planteó que el problema no es cuánto cuesta renovar el transporte público con unidades no contaminantes, sino valorar respecto de la salud cuánto cuesta no hacerlo.

 Convocado por el diputado Xavier López Adame, que encabeza la Comisión de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), el foro fue inaugurado  por el presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna Estrada.

 El diputado coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) informó que en breve se presentarán iniciativas para reformar las leyes de Movilidad  y de Responsabilidades Públicas, con el objetivo fundamental de ir, paulatinamente, del transporte de vehículos automotores a un transporte de tipo eléctrico, tanto público como el que está al servicio de las dependencias del gobierno y las delegaciones.

 Para el efecto se contempla también que desde el gobierno se apoye con incentivos fiscales a los inversionistas privados que participan en el transporte público concesionado, para que mediante un programa bien definido y políticas públicas incorporen unidades no contaminantes.

 Esa, precisó Luna Estrada, es una propuesta que se elabora junto con el diputado López Adame, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Asamblea Legislativa, así como una serie de iniciativas y programas que tienen que ver con el medio ambiente.

 La alternativa científica para hacer frente a la contaminación la presentó Juan Tonda Mazón, investigador del Instituto de Energías Renovables de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al recordar que en la Ciudad de México hay una tradición de 116 años en la utilización de transporte eléctrico con los tranvías, antes, y hoy en día, con el trolebús y el Metro.

 El petróleo y sus derivados –gas, gasolina y diesel- son altamente contaminantes y algún día se acabarán, lo que obliga a buscar fuentes alternas de energía. Hay el conocimiento para construir una planta termosolar en Texcoco, Estado de México y generar la electricidad suficiente a fin de atender la demanda de los vehículos eléctricos, que se pueden construir con inversión pública y privada, y la asesoría de las universidades del país.

 Sobre la viabilidad financiera de renovar el actual parque vehicular con unidades eléctricas, Joaquín Leal, director de la empresa SUMEX, dedicada a la venta certificada de energía eléctrica limpia, precisó que presentó al Gobierno de la Ciudad de México un programa de ahorro por consumo de energía, respecto de las tarifas que paga a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, por ejemplo, paga al año dos mil millones de pesos y SUMEX ofrece un descuento de 15 por ciento; por alumbrado público el gasto es de mil 500 millones y ahí propone 33 por ciento menos, mientras que al Sistema de Aguas de la Ciudad de México, que paga mil 500 millones, se plantea una reducción de 10 por ciento. Con esos ahorros se podría crear un fideicomiso de inversión para transporte eléctrico.

 En el transcurso del foro, Carlos Rivero y Jorge Suárez, representantes de las empresas DINA y VOLVO, respectivamente, expusieron las bondades y ventajas de protección al medio ambiente y de tipo financiero que ofrecen sus unidades híbridas, a diesel y eléctricas.

Author

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Back to Top