Press "Enter" to skip to content

¡Que coman pasteles!

Por: Lorena Osornio E.

María Antonia Josefa Juana de Habsburgo-Lorena, Archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia, acosada por el pueblo “dicen” por derrochadora, presumida, frívola y superficial, que entre sus motes contaba con el de “Madame Déficit”, de quien se cuenta que durante la Revolución francesa y ante la falta de harina y trigo para preparar pan, el pueblo fue a Versalles a encararse con ella y esta habría respondido altaneramente con la frase “Que coman Pasteles”, causó allá por la segunda mitad de los 1700 gran enojo e indignación, esto y muchas otras acciones le atrajeron una campaña de odio que la llevó a la guillotina.

Con un clarísimo Síndrome de María Antonieta podríamos diagnosticar a muchas mujeres del poder en estos tiempos, presuntuosas, indiferentes debido a la clase privilegiada a la que accedieron después de pasar privaciones políticas, sociales y económicas en muchos casos, refugiadas en suntuosas y pareciera que improvisadas actividades aburridas de sus cargos, y concentrando por ahora todo el odio acumulado por el pueblo tras años de opresión neoliberal y carencias que se acrecientan con la actual pandemia y el presunto socialismo al que ahora se le somete.

Se sienten agraviadas, descontextualizadas, agredidas y vilipendiadas, porque soy mujer como cualquiera, con dudas y soluciones, con defectos y virtudes, con amor y desamor, suave como gaviota, pero felina como una leona, tranquila y pacificadora, pero al mismo tiempo, irreverente y revolucionaria, feliz e infeliz, idealista y soñadora, sumisa por condición, más independiente por opinión… ¡ay! Ya me calenté y ni siquiera he empezado con el tema, resulta que hemos observado desde la esposa del presidente, diputadas y el circulo muy pequeño de pequeño-burguesas venidas a más en esta aún nueva administración recetándonos verbalmente cualquier cantidad de incoherencias a reclamos más que justos, y después desdecirse diciendo que las sacamos de contexto.

Traigamos de nuevo a la memoria aquel tweet escandaloso que hizo a la primera dama alejarse por unas horas de la red del pajarito, el famoso “no soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos” dicho con todas estas letras por la presidenta del Consejo HONORARIO de la Coordinación Nacional de Memoria Histórica y cultural de México y  No Primera “Dama”, que causo tal indignación, por lo insensible y poco empática pasando por lo grosera que fue la respuesta a los padres de niños con Cáncer y que pedían ayuda para continuar con sus terapias.

Y en días recientes nos encontramos con su finísima amiga Tatiana Clouthier Carrillo actualmente Diputada Federal por Morena y que se considera apta para ser gobernadora de Sinaloa por ser nacida en ese estado o de Nuevo León porque es donde vive, Licenciada en Lengua Inglesa, nos ha recetado a coro con su amiga después de ganar las elecciones unos caracolitos bien apretados que se vieron a nivel nacional en conocidísima fotografía y ahora nos receta un bajo e insensible  “parece que aprendiste poco de tu cáncer” a Jesús Agustín Diez, triatleta que dice ser apartidista y sobreviviente de cáncer y quien al parecer se atrevió a cuestionar antes de que lo emitiera su voto a favor de la desaparición de fideicomisos.

Parece que el pajarito azul volvió a hacer de las suyas y defecó sobre Tatiana después de haber escrito “Parece que aprendiste poco de tu cáncer. Por lo menos no decir tantas imprecisiones y adaptar las cosas a lo que crees que es. Puedo puntualizar tus verdades a medias desde ayer” y en ese momento la comunidad twittera que tuvo la suerte o desgracia de encontrarse con su comentario la comenzó a agredir y corregir por tan desafortunadas palabras. Posteriormente la Diputada realizó un video que dicen es para disculparse y con el cual se hunde más aun cuando ella diga que la descontextualizan pues menciona que en su familia y por respeto no mencionaré yo quienes fueron los personajes que padecieron también dicha enfermedad y que después de superarla son gente mejor, mas sensible y respetuosa de los demás y a pesar de que ella vivió con ellos esta situación no aprendió como ellos como hablar mejor de las personas, a sacar lo mejor de las cosas y las situaciones y no buscar como denigrar y sacar basura para aventarla a los de enfrente.

Estar en el ojo público no es fácil porque eres depositario de la confianza de muchos votantes y esto sentará un precedente para sus aspiraciones políticas, no sólo la forma de contestar o bromear en público, también la forma en que realiza su trabajo parlamentario será -esperemos- una condicionante para alcanzar el puesto futuro que desea, lo único que le sugerimos es que sea cuidadosa con lo que dice y escribe porque como decían las abuelitas los pajaritos son muy chismosos.

Be First to Comment

Deja un comentario