Encuesta sobre transporte público y uso del automóvil en la Zona Metropolitana del Valle de México revela necesidad de incentivos para dejar el auto

Política No hay comentarios en Encuesta sobre transporte público y uso del automóvil en la Zona Metropolitana del Valle de México revela necesidad de incentivos para dejar el auto
  •  Las complicaciones de trasladarse al D.F. en transporte público son claras: 32% de los encuestados utilizan dos transportes diferentes cuando van a la ciudad, mientras hay un 39% que utiliza cuatro o más.
  • En cuanto al gasto en transporte 30% de los que utilizan el transporte público para viajar al D.F .se gastan aproximadamente un salario mínimo o más tan sólo en ir y venir de su hogar.
  • La asignación presupuestal federal y local debe ser canalizada a una red robusta metropolitana de BRT (Metrobús/Mexibús) en la que exista una conexión multimodal con el metro, autobuses convencionales, tren ligero, tren suburbano, ciclovías y recuperación del espacio público.

La movilidad en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México se caracteriza por darle prioridad al transporte privado y por un transporte público caro, de mala calidad e inseguro. Se trata de un problema que impacta la salud pública, la competitividad y la calidad de vida de los habitantes de la zona. Por tal motivo, en Dinamia, junto con El Poder del Consumidor y el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), se dieron a la tarea de estudiar la precepción de los mexiquenses que se desplazan entre los municipios de la ZMVM y el D.F.

De acuerdo a los resultados se evidencia una falta de incentivos para desplazarse en transporte público. Aunque 77% de los encuestados no cuentan con automóvil propio, 41% de éstos afirman que de tenerlo, éste sería su principal medio de transporte para ir al D.F.

La falta de una política pública con visión metropolitana que se sustente en ofertar un transporte público cómodo, barato y expedito, favorece al desmesurado crecimiento del parque vehicular que se expresa en la entrada en circulación de más 250 mil automóviles nuevos al año en la ZMVM, esto representa un deterioro en la calidad de vida de los habitantes y problemas de salud por la mala calidad de aire, siendo los automóviles los principales emisores de contaminantes.

Las complicaciones de trasladarse al D.F. en transporte público son claras: 32% de los encuestados utilizan dos transportes diferentes cuando van a la ciudad, mientras hay un 39% que utiliza cuatro o más. Los más utilizados son el Metro (83%) y combis del Estado de México (77%). Llama la atención el bajo porcentaje de quienes utilizan transportes no motorizados: 8% utilizan bicitaxis, 7% bicicleta propia y 4% el sistema Ecobici.

En cuanto al tiempo de los desplazamientos, existe una diferencia importante entre quienes utilizan automóvil y quienes se mueven en transporte público: 43% de los encuestados que utilizan su automóvil cuando viajan al DF afirman que invierten entre 31 minutos y 1 hora en transportarse, mientras 49% de quienes viajan al D.F. en transporte público tardan entre 1:01 y 2:00 horas, 20% entre 2:01 y 3:00, e incluso un 8% aseguró emplear más de 3:01 horas al día en transportarse.

En cuanto al gasto en transporte, el 7% de quienes viajan en transporte público al DF se gastan más de $100 en el viaje, 23% se gasta entre $51 y $100 mientras que el 49% se gasta entre $26 y $50. Es decir, 30% de los que utilizan el transporte público para viajar al DF se gastan aproximadamente un salario mínimo o más tan sólo en ir y venir de su hogar.

Los datos de la encuesta muestran una oferta de servicio mal planeada y mal jerarquizada; una distribución desigual de la cobertura de las rutas que obliga a los  usuarios a múltiples cambios de vehículo, con impactos claros en tiempos de recorrido y costos. Estudios del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) demuestran que las deficiencias en la movilidad metropolitana provocan una pérdida de 3.3 millones de horas hombre al día, esto equivale a un valor del tiempo de 33 mil millones de pesos perdidos por el congestionamiento.

Tomando en cuenta las razones por las cuales las personas eligen su medio de transporte cuando van al D.F., el 34% afirma que es por ser más barato, mientras hay un 20% que no tiene otra opción.

En cuanto a los automovilistas, prefieren el auto por encima del transporte público pues, lejos de la comodidad o rapidez, perciben que es más seguro, sobre todo tomando en cuenta que el transporte público en el Estado de México es calificado como inseguro.

Por eso es indispensable crear condiciones preferenciales para el transporte público de calidad, en vez de impulsar falsas soluciones como los segundos pisos y autopistas urbanas que a corto plazo terminan agravando los problemas mencionados. A las autoridades corresponde atender esta necesidad fomentando las opciones más seguras, eficientes, confortables, rentables y menos contaminantes.

No obstante, si los automovilistas tuvieran los incentivos suficientes, estarían dispuestos a viajar en transporte público: 82% lo harían si hubiera más opciones de transporte; 81% si el transporte público fuera más seguro; 81% si para llegar a su destino tuviera que tomar menos tipos de transporte; 79% si el transporte público fuera más cómodo; 77% si fuera más rápido llegar a su destino en transporte público que en su coche; 68% si estacionarse en el Distrito Federal fuera más caro para los autos del Estado de México.

De acuerdo con este estudios y otros previos realizados por las organizaciones participantes, no se puede seguir privilegiando el uso del automóvil en un contexto donde, por un lado tres cuartas partes de la población se trasladan en transporte público, y por otro existe un grave problema de contaminación ambiental.

La construcción de más kilómetros de BRT (Metrobús) ha comprobado que es la mejor opción a la que recurren las personas que dejan de utilizar su automóvil, tal como ocurrió con el 15% de usuarios que utilizaban el auto en esa misma vialidad y que emigraron a este sistema de transporte público cuando se crearon los corredores en las rutas destinadas.

 La asignación presupuestal federal y local debe ser canalizada a una red robusta metropolitana de BRT (Metrobús/Mexibús) en la que exista una conexión multimodal a través de los CETRAM´s (Centros de Transferencia Modal) con el metro, autobuses convencionales, tren ligero, tren suburbano, ciclovías y recuperación del espacio público.

 Por todas las razones mencioandas anteriormente, las organizaciones convocantes exigen a las autoridades correspondientes a tomar acciones para que el transporte público sea más económico, cómodo, seguro y funcional. De este modo se garantizará la mejoría en la calidad de vida de los habitantes de la zona, mitigación en el impacto ambiental, una significativa reducicción de los problemas de salud pública y la pérdida de horas-hombre que el transporte deficiente ocasiona.

Es hora de conformar un plan integral de movilidad y transporte público que reúna en una sola visión a toda la zona metropolitana, que articule esfuerzos de parte de las autoridades tanto del D.F. como del Estado de México para su existencia.

Author

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Back to Top