Con paso firme hacia la dirigencia del PRI CDMX Sergio Jiménez

Por: Ruth Campos López

A fin de vigorizar, fortalecer y restaurar la confianza de la ciudadanía en el Partido Revolucionario Institucional en la Ciudad de México, siete planillas de militantes y grupos políticos de priistas suscribieron un Pacto de Unidad e Inclusión.
Ante centenares de entusiastas militantes del tricolor, provenientes de las 16 Alcaldías de la Ciudad de México, reunidos en el Auditorio “Plutarco Elías Calles” de la sede nacional de este instituto político, dirigentes de las distintas corrientes coincidieron con la Presidenta del CEN del PRI, Claudia Ruiz Massieu, en el sentido de que es necesario involucrar cada vez más a la militancia y que sean las bases las que orienten las decisiones del partido.

En sus intervenciones, Stepie Valentino Garcia, de Mujer Joven de la CDMX; Laura Arellano Gilmore, dirigente de Mujeres de la CDMX; Sergio Jiménez Barrios y Alejandra Barrios Richard, resaltaron la importancia de la unidad partidaria y de la necesidad de que el PRI abra sus puertas a organizaciones y sectores.

Subrayaron que para ello se requiere de trabajo y de reconocimiento a las tareas de la militancia. Igualmente solicitaron a los presentes esfuerzo y compromiso para fortalecer al partido.

También se comprometieron a trabajar juntos para la renovación de las dirigencias en cada una de las alcaldías y demás órganos de dirección en la Ciudad de México.

VIVE LA RUTA DEL VINO EN COAHUILA

  •  La marca Vinos de Coahuila impulsada por PROVICO fue galardonada con el Premio Excelencias Gourmet durante FITUR 2019 en Madrid

 

 La cultura del vino en México se encuentra en franco crecimiento, ya que cada vez más mexicanos se acercan a las bondades de la vid nacional en busca de nuevas experiencias gastronómicas y turísticas. Asimismo el Consejo Mexicano Vitivinícola se ha preocupado por promover e impulsar cada una de las regiones que han puesto el nombre de México en los más altos estándares vinícolas mundiales.

Diversas regiones componen la industria del vino en el país, pero es en el estado de Coahuila donde se encuentra la vinícola más antigua de América. En 1594 llegan los jesuitas y a raíz del descubrimiento de las bondades naturales, establecen la Misión de Santa María de las Parras, y ahí producen el primer vino del Valle de Parras. Un año después uno de los pobladores originales, Don Lorenzo García logra establecer la paz con los nativos del lugar y en 1597 se formaliza la Hacienda San Lorenzo, lo que hoy es Casa Madero.

La bodega Casa Madero y Hacienda San Lorenzo se encuentran ubicadas a 8 kilómetros al norte de la ciudad de Parras, a 210 kilómetros al oeste de Monterrey, a 140 kilómetros al este de Torreón, y a 130 kilómetros de Saltillo. La pintoresca ciudad de Parras conserva su arquitectura colonial y es uno de los llamados y certificados “Pueblos Mágicos” de México. Los amantes del enoturismo se encantarán con los acabados en cantera, las puertas de madera, los pasillos cálidos y una de las atmósferas más encantadoras del centro-noreste de México.

Por su parte, Hacienda Florida, ubicada en la región de General Cepeda a 50 km al oeste de Saltillo, destaca por la elegancia y el estilo boutique de sus vinos. Con una superficie de 20 hectáreas, donde se cultivan los sabores más reconocidos de la vid como Malbec, Grenache, Shiraz, Cabernet Sauvignon y Mouvedre.

Hacienda Florida es una bodega relativamente joven, que ha sabido aprovechar las bondades de la tierra y el clima coahuilense. Los ensambles de Hacienda Florida, nos demuestran a través de sus sabores y aromas, que tienen pasión por la vitivinicultura y calidad en sus vinos. Para más información consulta: https://haciendaflorida.com.mx/

Bodegas Ferriño es también una de las vinícolas más antiguas de México, ha cultivado diversas variedades de uva para la producción de vino como, Lenoir, Cabernet, Merlot, Carignane, Paolomino, Riesling y Moscatel, y una pequeña porción para uva de mesa como son, Rosa del Perú, Black Prince, Tokay y Moscatel de Alejandría.

Ubicados en el Pueblo Mágico de Cuatrociénegas, más al norte del estado de Coahuila, Bodegas Ferriño se ha destacado por la tradición y herencia de la

cultura vinícola, produciendo vinos de importación que alta calidad, el más famoso de sus vinos es Sangre de Cristo, elaborado desde el siglo pasado con uva Lenoir y Rosa del Perú. El encanto de Bodegas Ferriño, radica en los maravillosos paisajes que ofrece la región, y las degustaciones de sus principales vinos. Para más información visita: http://www.bodegasferrino.com/

Donde las nubes tocan las montañas, es la descripción perfecta para hablar sobre Bodegas del Viento, otro imperdible de la Ruta del Vino ubicado en la Sierra de Arteaga, en Coahuila. Empresa 100% familiar que produce vinos concentrados de colores, sabores y aromas ya que el ciclo de maduración es más prolongado que en otras zonas vitivinícolas.

Con más de 20 años de experiencia haciendo vinos, Bodegas del Viento rinde homenaje a los indios Huachichiles por su gran devoción al Dios del Viento, y actualmente se ha consolidado como una de las bodegas más prometedoras del país, teniendo presencia y muy buena aceptación en consumidores mexicanos. A 40 minutos de Saltillo y a una hora de Monterrey, el clima de la región es continental, lo que representa las condiciones perfectas para el cultivo de la vid. El recorrido por los viñedos, las bodegas y las cavas son obligadas para vivir la experiencia premium de una bodega de esta categoría. Para más información visita: http://www.bodegasdelviento.com/

Viñedos Don Leo es otra joya de estas tierras semidesérticas, con casi 20 años produciendo vino, sin embargo su fundador Don Leo Mendel, originario de Linnich, Alemania, comenzó la vida en el campo desde 1938, transmitiendo el arte y la esencia de la uva a sus familiares. Localizado en el Valle del Tunal, Don Leo se coloca a 2,100 metros sobre el nivel del mar, ubicándolo como uno de los viñedos más altos del mundo.

Los recorridos por este viñedo incluyen el recorrido por el campo, la cava y la bodega, además de catas, degustaciones y comida en el Gran Comedor Do Leo con vinos como Don Leo Gran Reserva, Don Leo Pinot Noir y Don Leo Sauvignon blanc, si así lo desea. Sin duda Viñedos Don Leo es uno de los imperdibles en la ruta enológica de Parras. Para más información consulta: https://www.vinosdonleo.com/

Cabe resaltar que apenas el día de ayer miércoles 23 de enero, durante la Feria Internacional del Turismo en España, FITUR 2019, de nueva cuenta Coahuila destacó de forma internacional al ganar el Premio Excelencias Gourmet 2018. Dicho galardón se entregó por la creación de la marca Vinos de Coahuila, creado e impulsado en 2014 por la Asociación Productores de Vino de Coahuila (PROVICO) con el único objetivo de impulsar la industria vinícola de la región.

Los encargados de recibir tal distinción fueron la Lic. María Guadalupe Oyervides, Secretaria de Turismo y Desarrollo de Pueblos Mágicos del Estado de Coahuila, y al Ing. David Mendel Cordero, Presidente de Vinos de Coahuila (PROVICO) y Director de Operaciones de Viñedos Don Leo. Entregó el Sr. José Carlos de

Santiago, Presidente de Grupo Excelencias y D. Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia de Gastronomía Española.

Además de ser pionero en la industria vinícola del país, el estado de Coahuila se caracteriza por el carácter y la personalidad de sus vinos, las bondades naturales de sus tierras para la producción de uva, la tradición familiar y la pasión por la uva y la tierra.

Por ello en Valle de Parras, Cuatrocinénegas, General Cepeda y Valle del Tunal se han convertido en un importante bastión para la vitivinicultura mexicana, y es a través del Consejo Mexicano Vitivinícola y el Comité Vitivinícola de Coahuila como se impulsa y se promueve el vino nacional. Cabe decir que la calidad de estos vinos compite con las zonas vinícolas más importantes del mundo.

Dios o no ser

•  Resistencia, persecución y la decisión de huir de Dios

 •  La puesta en escena se presentará del 1 al 24 de febrero en el recinto de Villalongín
Dios o no ser cuenta la historia de una mujer que no pide ninguna prueba de la existencia de Dios; sin embargo, lo ve manifestarse de una manera terrible y grotesca. Ante esto, él le hace una encomienda perversa: comunicar lo que ha observado, proclamar su existencia y sembrar la semilla del fin; ella se resiste y decide huir, lo que la convierte en prófuga de Dios.
 La propuesta, que se presentará en el Teatro Benito Juárez, profundiza sobre la utilidad de un Dios y en las preguntas ¿por qué el hombre necesita de un ser superior, vigilante y dictatorial?, ¿él existe sin nosotros? y ¿podríamos hacerlo sin nuestra idea de la divinidad?

El montaje es la tercera parte de una trilogía integrada por La velocidad del zoom del horizonte (2013) y Paradise by Design (2015). Estas obras son resultado de una colaboración entre el dramaturgo David Gaitán y el director Martín Acosta.

David Gaitán es egresado de la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT). Es autor de más de 20 de obras de teatro, actor en alrededor de 20 puestas en escena y director de más de 15 montajes, entre ellos, BeisbolRicardo III y Enemigo del pueblo.

Martín Acosta ha dirigido más de 70 montajes profesionales desde 1988, ha ganado seis veces el premio a Mejor Director de las diferentes asociaciones de críticos de teatro en México y ha dirigido a la Compañía Nacional de Teatro en México en seis ocasiones.

La puesta en escena cuenta con las actuaciones del propio Gaitán, acompañado de Diana Sedano, Mariana Gajá y Mario Eduardo de León.

Dios o no ser se presentará del 1 al 24 de febrero los viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas en elTeatro Benito Juárez (Villalongín 15, colonia Cuauhtémoc, cerca del Metrobús Reforma). Localidades: 149 pesos. Descuento del 50% a estudiantes de nivel básico, maestros, personas con discapacidad, trabajadores de gobierno y miembros del INAPAM con credencial vigente. Sujeto a disponibilidad y aplican restricciones.

 Para consultar completa la programación de Teatros Ciudad de México visite: www.teatros.cultura.cdmx.gob.mx. Asimismo, descargue (en sistemas operativos Android e IOS) la aplicación TeatrosCDMX.
 #escenariosquetransforman, #CapitalTeatro, #SomosTeatro, #HabitanTeatros

Informe Mundial: Los Principales causantes de las pandemias

The Lancet: Los principales causantes de las pandemias conjuntas de obesidad, desnutrición y cambio climático son los poderosos intereses comerciales y los incentivos económicos mal dirigidos

 

• La interacción global entre la obesidad, la desnutrición y el cambio climático representa “La Sindemia Global” y es la mayor amenaza para la salud humana y el planeta, pues afecta a la mayoría de las personas en todos los países y regiones.

• La poderosa oposición que representan los intereses comerciales, la falta de liderazgo político y una insuficiente demanda de cambio por parte de la sociedad impiden que se tome acción en contra de La Sindemia Global, con tasas crecientes de obesidad y emisiones de gases de efecto invernadero, así como tasas de desnutrición en estancamiento.

• Se necesita urgentemente de un nuevo movimiento social que exija un cambio y un replanteamiento radical de la relación entre los que toman las decisiones políticas, las empresas, los gobiernos y la sociedad civil.

• La Comisión exige un tratado global que limite la influencia política de la Gran Industria de Alimentos y Bebidas (un proyecto de Convenio Marco sobre Sistemas Alimentarios inspirado en los convenios mundiales sobre el tabaco y el cambio climático), así como redirigir 5 billones de dólares en subsidios gubernamentales lejos de productos dañinos, y la incidencia de la sociedad civil para romper con décadas de inercia política.

 Los líderes globales y nacionales deben afrontar con dureza los poderosos intereses comerciales y repensar los incentivos económicos globales dentro del sistema alimentario a fin de enfrentar las pandemias conjuntas de obesidad, desnutrición y cambio climático, según un extenso nuevo informe de la Comisión de Obesidad de Lancet, de la que forma parte el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo. Una recomendación clave de la Comisión es el llamado a establecer un nuevo tratado global sobre sistemas alimentarios para limitar la influencia política de la Gran Industria de Alimentos y Bebidas.

La malnutrición en todas sus formas, incluida la desnutrición y la obesidad, es por mucho, la principal causa de mala salud y muerte prematura a nivel mundial. El exceso de peso corporal afecta a 2 mil millones de personas en todo el mundo, la misma cantidad padece deficiencia de micronutrientes y se espera que ambos se empeoren significativamente con el cambio climático [1].

 En las últimas dos décadas, la obesidad, la desnutrición y el cambio climático han sido considerados de manera separada, y la capacidad de respuesta política ha sido inadmisiblemente lenta debido a la reticencia de los responsables políticos para implementar políticas efectivas, una oposición poderosa por parte de los intereses comerciales y una demanda insuficiente de cambio por parte de la sociedad civil. La desnutrición disminuye demasiado lentamente como para cumplir las metas mundiales, ningún país ha revertido su epidemia de obesidad y las respuestas de políticas integrales a la amenaza del cambio climático apenas han comenzado.

 Dirigida por la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda), la Universidad George Washington (EE. UU.) y la Federación Mundial de la Obesidad (Reino Unido), la nueva Comisión Lancet es el resultado de un proyecto de tres años liderado por 26 expertos provenientes de 14 países. El informe le sigue a la publicación del 17 de enero de la Comisión Lancet-EAT, que proporcionó los primeros objetivos científicos para una dieta saludable dentro de los límites planetarios. [2]

 La nueva Comisión define a La Sindemia Global como las interacciones globales de las pandemias de obesidad, desnutrición y cambio climático, las cuales están vinculadas por factores comunes y soluciones compartidas. Entre los causantes de La Sindemia Global destacan las políticas alimentarias y agrícolas, el transporte, el diseño urbano y los sistemas de uso del suelo, los que a su vez son originados por políticas e incentivos económicos que promueven el consumo excesivo y las desigualdades.

 Entre las acciones recomendadas, la Comisión solicita el establecimiento de un Convenio Marco sobre Sistemas Alimentarios (FCFS, por sus siglas en inglés), similar a los convenios globales sobre el control del tabaco y el cambio climático, para restringir la influencia de la industria alimentaria en la formulación de políticas y movilizar la acción nacional para crear sistemas alimentarios saludables, equitativos y sostenibles.

 Los incentivos económicos deben ser rediseñados, y los 5 billones de dólares en subsidios gubernamentales destinados a combustibles fósiles y a grandes empresas agrícolas mundiales deben redirigirse hacia actividades sostenibles, saludables y respetuosas con el medioambiente. Además, se debe establecer un fondo filantrópico global de mil millones de dólares para apoyar a la sociedad civil en su búsqueda de cambio.

 “Hasta ahora, la desnutrición y la obesidad se han visto como polos opuestos entre muy pocas o demasiadas calorías. En realidad, ambos son causados por los mismos sistemas alimentarios poco saludables y no equitativos, respaldados por la misma economía política centrada en el crecimiento económico, y que ignora las consecuencias negativas en salud y equidad. El cambio climático proviene de la misma narrativa en la que las ganancias económicas y el poder ignoran el daño ambiental causado por los sistemas alimentarios actuales, el transporte, el diseño urbano y el uso del suelo. Vincular las tres pandemias como La Sindemia Global nos permite considerar factores comunes y soluciones compartidas, con el objetivo de romper décadas de inercia política”, dice el co-presidente de la Comisión, el profesor Boyd Swinburn de la Universidad de Auckland. [3]

 “El modelo comercial predominante de las grandes compañías internacionales de alimentos y bebidas, que se centran en maximizar las ganancias a corto plazo, lleva a un consumo excesivo de alimentos y bebidas pobres en nutrientes tanto en los países de ingresos altos como, de manera creciente, en los países de ingresos bajos y medios. La coexistencia de la obesidad y el retraso en el crecimiento en los mismos niños en algunos países es una señal de advertencia urgente, y ambos se verán agravados por el cambio climático. Enfrentar La Sindemia Global requiere un replanteamiento urgente de cómo comemos, vivimos, consumimos y nos movemos, incluido un cambio radical hacia un modelo de negocio sostenible, que promueva la salud y que se adapte a los desafíos futuros a los que nos enfrentamos hoy”, dice el Dr. Richard Horton, editor en jefe, The Lancet[3]

 La Sindemia Global: los causantes comunes requieren acciones de doble o triple función

 La Sindemia Global representa una sinergia de pandemias que ocurren en el mismo tiempo y lugar, interactúan entre sí y comparten las mismas causas sociales subyacentes. Por ejemplo, los sistemas alimentarios no solo impulsan las pandemias de obesidad y desnutrición, sino que también generan entre un 25% y un 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), y la producción ganadera representa más de la mitad de estos. Los sistemas de transporte dominados por los automóviles motivan estilos de vida sedentarios y generan entre el 14 y el 25% de los GEI. En la base de todo lo anterior se encuentran sistemas de gobernanza política débiles, la búsqueda económica incontrolada del crecimiento del PIB y la poderosa ingeniería comercial del consumo excesivo.

 Las consecuencias de la obesidad, la desnutrición y el cambio climático también interactúan entre sí. Por ejemplo, el cambio climático aumentará la desnutrición a causa de una mayor inseguridad alimentaria debido a los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías y los cambios en la agricultura. Asimismo, la desnutrición fetal e infantil aumenta el riesgo de obesidad en adultos. El cambio climático puede también afectar los precios de los productos alimenticios básicos, especialmente las frutas y verduras, lo que podría aumentar el consumo de alimentos procesados.

 Las acciones de doble o triple función influyen de manera simultánea en múltiples partes de la sindemia, con el objetivo de enfrentar a los principales causantes de La Sindemia Global a nivel local, nacional y mundial. Los lineamientos para una dieta sostenible, la restricción de influencias comerciales, el derecho a la legislación de bienestar y las políticas para sistemas alimentarios saludables, equitativos, ambientalmente sostenibles y económicamente prósperos representarían acciones de doble o triple función.

 Ejemplos adicionales de acciones de triple función incluyen:

 • La reducción del consumo de carne roja por medio de impuestos, subsidios redirigidos, etiquetados sanitarios y ambientales, y mercadotecnia social, propiciaría dietas más saludables para la prevención del cáncer y la obesidad; mayor uso de tierras para una agricultura eficiente y sostenible, y proporcionaría oportunidades para reducir la desnutrición y menores emisiones de GEI por parte de la agricultura.

 • El apoyo al transporte activo por medio de infraestructura, impuestos y cambios en los subsidios, y las estrategias de mercadotecnia social conducirían a un aumento de la actividad física y menos tiempo de sedentarismo, con un impacto en la prevención de la obesidad, un acceso más económico al transporte de alimentos saludables y empleo, lo que podría reducir de manera potencial la pobreza y la desnutrición, y reducir las emisiones de GEI del transporte.

 Intereses comerciales: un poderoso causante de La Sindemia Global

 De manera creciente el poder económico se ha concentrado en menos empresas, a su vez cada vez más grandes. Las estrategias clave utilizadas por la industria alimentaria para obstruir las políticas de prevención de la obesidad incluyen adoptar la autorregulación para anticiparse o retrasar la regulación estatal, los esfuerzos de sus relaciones públicas para retratar a la industria como socialmente responsable al mismo tiempo que socavan y cuestionan la potencia de la evidencia científica, el cabildeo directo de los tomadores de decisiones gubernamentales, y el hecho de enmarcar la nutrición como una cuestión de responsabilidad individual.

 “Del poder del mercado viene el poder político, e incluso los gobiernos dispuestos luchan para implementar políticas en contra de la presión de la industria. Se necesitan nuevas dinámicas de gobierno para romper la inercia que impiden tomar acciones preventivas. Los gobiernos deben recuperar la capacidad de actuar en beneficio de las personas y del planeta, y para ellos los tratados globales son de gran ayuda. Los intereses comerciales deben ser excluidos del ámbito político, y la sociedad civil debe tener una voz más fuerte en la formulación de políticas. Sin cambios significativos como estos, continuaremos con el status quo que impulsa a La Sindemia Global”, dice Tim Lobstein, de la Federación Mundial de la Obesidad, Londres (Reino Unido) [3].

 Los intentos por incluir la sostenibilidad en las guías alimentarias nacionales en los EE. UU. y Australia fracasaron como resultado de la presión de la industria alimentaria para eliminar la sostenibilidad de los términos de referencia. En Estados Unidos, los subsidios a los combustibles fósiles mantienen bajos los precios de la gasolina de manera artificial, fomentando el uso de automóviles y desincentivando la inversión en transporte público y activo. En 2016-17, el sector de bebidas azucaradas invirtió 50 millones de dólares para hacer cabildeo en contra de las iniciativas locales para reducir el consumo de refrescos y gaseosas, y la investigación financiada por la industria tiene cinco veces menos probabilidad de encontrar un vínculo entre las bebidas azucaradas y la obesidad en comparación con otros estudios.

 El poder obstructivo de la industria alimentaria se ve reforzado por los acuerdos gubernamentales que legitiman la participación de la industria en el desarrollo de políticas públicas, y el poder que las grandes corporaciones detentan para castigar o recompensar a los gobiernos reubicando empleos e inversión. Además, las prácticas ilegales de mercadotecnia en un país se han introducido o mantenido en países no regulados. En Nepal, Ghana, Sudáfrica y Mongolia, como es también común en México, la comercialización de bebidas azucaradas es habitual en escuelas y en las entradas a las escuelas de un modo que sería inaceptable en los países de altos ingresos.

 Son necesarios los enfoques regulatorios hacia la reformulación de productos (por ejemplo, reducción de sal y azúcar), etiquetados nutrimentales y publicidad dirigida a niños, porque un abordaje voluntario, impulsado por la industria, no ha resultado efectivo.

 Un Convenio Marco sobre Sistemas Alimentarios inspirada en los tratados sobre tabaco y cambio climático.

 El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT) y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) proporcionan valiosos modelos de enfoque global para abordar los efectos negativos para la salud y el medio ambiente del sistema alimentario.

 La Comisión solicita un nuevo Convenio Marco sobre Sistemas Alimentarios (FCFS, por sus siglas en inglés) para unir a los actores más poderosos de los sistemas alimentarios en un acuerdo común, permitiendo a los gobiernos integrar elementos de salud pública, equidad social y protección ambiental.

 Basado en el artículo 5.3 del CMCT, un nuevo FCFS excluiría explícitamente a la industria alimentaria del desarrollo de políticas públicas. Tal compromiso reconocería que existe un conflicto fundamental e irreconciliable entre los intereses de algunas industrias de alimentos y bebidas, y los de la salud pública y el medioambiente; que todas las partes deben ser transparentes y responsables cuando se trata de la industria o el trabajo para promover sus intereses; y que no deberían existir ventajas o incentivos fiscales para producir alimentos y bebidas que dañen la salud humana y ambiental.

 “Aunque los alimentos difieren claramente del tabaco porque son una necesidad para sustentar la vida humana, los alimentos y las bebidas no saludables no son necesarias. Las similitudes con la Gran Industria de Tabaco residen en el daño que provocan y en el comportamiento de las corporaciones que se benefician de ello. Una Convención Marco sobre Sistemas Alimentarios ayudaría a empoderar a las naciones individuales contra los poderosos intereses comerciales, redirigiría los inmensos subsidios que hoy en día benefician a las industrias no saludables y brindarían una transparencia total”, dice el profesor William H. Dietz, de la Universidad George Washington, Washington D. C. (EE. UU.) [3]

 Los subsidios que fomentan la mala salud deben ser redirigidos

 En 2015, los subsidios globales de los gobiernos a las industrias de combustibles fósiles fueron de aproximadamente 5.3 billones de dólares anuales, y casi la mitad de un billón de dólares se destinó a subsidios agrícolas (principalmente para carne vacuna y productos lácteos, así como granos utilizados para alimentación del ganado o alimentos ultraprocesados) en los 21 principales países productores de alimentos cada año.

 A medida que las industrias aumentan sus ganancias, los costos de los daños ambientales y de salud relacionados con sus productos son significativamente sufragados por las generaciones actuales y futuras de contribuyentes. La Comisión sostiene que estos subsidios deberían redirigirse para incentivar una agricultura saludable y ambientalmente sostenible. Lo que es más, los costos de productos como la carne roja y la gasolina deben reflejar los costos de sus daños al medioambiente.

 Se necesitan nuevos modelos de negocios que se ajusten a los desafíos del siglo XXI para incentivar a las empresas sostenibles en apoyo del bien público y para ampliar el enfoque empresarial a fin de incluir de manera explícita los beneficios para la salud, la sociedad y el medioambiente.

 La sociedad civil: una muy necesaria fuerza transformadora

 Es poco probable que las estrategias efectivas para abordar La Sindemia Global tengan éxito sin un apoyo amplio. La reciente retirada de los Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático demuestra lo frágil que son los acuerdos en función de la política de los países involucrados. No obstante la decisión de la Administración actual de los EE.UU., 2700 líderes de ciudades, estados y empresas de este país, que representan a 159 millones de personas y 6.2 billones de dólares en el PIB, continúan esforzándose para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

 “La movilización de la sociedad civil ha sido fue crucial para impulsar políticas como un impuesto a las bebidas azucaradas en México y diversas regulaciones en otros países, estados y ciudades. El impuesto a las bebidas azucaradas, después de México, se ha establecido en diversas ciudades, regiones y países, así como la regulación de la publicidad dirigida a niños de alimentos y bebidas no saludables, y la presencia de estos productos en las escuelas. Sin embargo, en varios casos, como en México, las medidas han quedado a medias, como el impuesto a las bebidas azucaradas o han sido capturadas por las empresas para, por ejemplo, establecer etiquetados frontales que no son entendibles por los consumidores y regulaciones de la publicidad a niños que son más bien simulaciones”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, miembro de la Comisión de Obesidad de Lancet y uno de los autores de este reporte.

 La Comisión solicita mil millones de dólares de fuentes filantrópicas y de otros tipos para ayudar a 100 países para implementar políticas de alimentación y nutrición.

 “Los últimos años han visto un renovado activismo a nivel local, ya sea en ciudades, comunidades o en temas particulares. Al igual que con otros movimientos sociales, como las campañas para introducir impuestos a las bebidas azucaradas, es más probable que los esfuerzos para abordar La Sindemia Global empiecen a nivel de comunidad, ciudad o estado, y luego se desarrollen a nivel nacional o global. El apoyo a la sociedad civil es crucial para romper el estancamiento de las políticas y los sistemas que impulsan La Sindemia Global”, agrega el profesor William Dietz, de la Universidad George Washington. [3]

 NOTAS A LOS EDITORES

 La Comisión de la Obesidad de Lancet se formó después de la publicación de dos Series de Lancet sobre la Obesidad en 2011 y 2015. La Comisión se encuentra bajo el auspicio de The Lancet, la Universidad de Auckland, la Universidad de George Washington y la Federación Mundial de la Obesidad, y está integrada por 26 miembros de la Comisión provenientes de 14 países. Las siguientes organizaciones dedicaron fondos para las reuniones de la Comisión de la Obesidad de Lancet: Centro Global de Prevención y Bienestar de Redstone, Universidad George Washington; Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud, Universidad de Auckland; la Fundación Morgan, Wellington; la Fundación Warehouse, Auckland; Wellcome Trust UK; y el Consejo de Investigación de Ciencia e Ingeniería, Departamento de Ciencia y Tecnología, Gobierno de la India.

 Las etiquetas se han agregado a este comunicado de prensa como parte de un proyecto dirigido por la Academia de Ciencias Médicas que busca mejorar la comunicación de evidencia. Para obtener más información, visite:http://www.sciencemediacentre.org/wp-content/uploads/2018/01/AMS-press-release-labelling-system-GUIDANCE.pdfsi tiene alguna pregunta o comentario, comuníquese con la oficina de prensa de The Lancet pressoffice@lancet.com

 [1] Datos clave sobre obesidad, desnutrición y cambio climático:

• Se estima que el exceso de peso corporal afecta a 2 mil millones de personas en todo el mundo, causando 4 millones de muertes, a un costo de 2 mil millones de dólares por año, o el 2.8% del PIB mundial.

• Al mismo tiempo, el retraso en el crecimiento y emaciación afectan a 155 millones y 52 millones de niños en todo el mundo, 2 mil millones de personas padecen una deficiencia de micronutrientes y 815 millones de personas sufren desnutrición crónica. En África y Asia, la desnutrición cuesta entre el 4 y el 11% del PIB.

• Las estimaciones de los futuros costos económicos del cambio climático son del 5 al 10% del PIB mundial, con costos en los países de bajos ingresos que pueden exceder el 10% de su PIB.

• La producción de alimentos es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático. La agricultura contribuye con un 15-23% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, similar a lo que emite el transporte. Cuando se tienen en cuenta la conversión de tierras, el procesamiento de alimentos y los residuos, puede llegar hasta el 29%.

Seña y Verbo

Seña y Verbo: Teatro de Sordos celebra 25 años de comprensión e inclusión

 

  • Con dos propuestas (el estreno de Murmullos Música para los ojos), la agrupación festeja su aniversario
  •  Los montajes se presentarán el sábado 2 y el domingo 3 de febrero en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

Fundada en 1993, la agrupación Seña y Verbo: Teatro de Sordos es una asociación artística y educativa única en América Latina, dedicada a explorar nuevos lenguajes teatrales al incluir la lengua y cultura de los sordos de México en obras originales, así como una variedad de cursos, videos, asesorías y talleres de divulgación.

La compañía arranca el festejo de sus 25 años de trayectoria y llega nuevamente al Teatro de la Ciudad Esperanza Iris para presentar dos funciones especiales de montajes de su repertorio: el estreno de Murmullos, de Nohemí Espinosa (sábado 2 de febrero), y Música para los ojos, de Sergio Bátiz (domingo 3 de febrero).

Al integrar a actores sordos y oyentes en una misma agrupación, que presenta propuestas para niños y adultos, el grupo ha producido 26 obras originales, ha realizado 16 giras internacionales y tiene una constante presencia por toda la República Mexicana, con más de tres mil representaciones en la Ciudad de México.

Escrita y dirigida por Nohemí Espinosa, Murmullos, a estrenarse el 2 de febrero, cuenta con las actuaciones de Cuauhtémoc Domínguez, Socorro Casillas y Roberto de Loera. Asimismo, la música original de la puesta en escena, que conmemora cinco lustros de la agrupación, es de la Sensacional Orquesta Lavadero, que participará en vivo en esta única presentación.

“En el último día de existencia de un viejo cine los trabajadores, todos ellos sordos, se reúnen para recordar los años dorados del recinto y deciden hacer su propia versión de escenas de películas del cine mudo que a ellos siempre les han gustado. Veremos su propia versión de Buster Keaton, Charles Chaplin, El Gordo y El Flaco, entre otros. Todo actuado en la más pura vena del clown”, afirma la producción.

El domingo 3 de febrero, Música para los ojos, escrita y dirigida por Sergio Bátiz, cuenta con las actuaciones de Eduardo Domínguez, Roberto de Loera, Socorro Casillas y el propio Bátiz. Con música de Antonio Vivaldi, Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven y Felix Mendelssohn, la propuesta surgió de un diálogo entre dos mundos: el de las imágenes silenciosas de los sordos y el aparentemente intangible universo de la música, unidos en un lenguaje común: el teatro.

A la manera de una orquesta de cámara, tres actores sordos y un director oyente interpretan cuatro historias inspiradas en piezas musicales de grandes clásicos.

Murmullos se presentará el sábado 2 de febrero a las 19:00 horas, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris (Donceles 36, colonia Centro Histórico, cerca del Metro Allende). Al día siguiente, en el mismo recinto, a las 13:00 horas se ofrecerá Música para los ojos. Localidades por cada espectáculo: 150 pesos. Descuento de 50% a estudiantes de nivel básico, maestros, personas con discapacidad, trabajadores de gobierno y miembros del INAPAM con credencial vigente. Sujeto a disponibilidad y aplican restricciones.

Para consultar completa la programación de Teatros Ciudad de México visite: www.teatros.cultura.cdmx.gob.mx. Asimismo, descargue (en sistemas operativos Android e IOS) la aplicación TeatrosCDMX.

#escenariosquetransforman, #CapitalTeatro, #SomosTeatro, #HabitanTeatros

PIDE COPARMEX A LÓPEZ OBRADOR APLICAR EL ESTADO DE DERECHO ANTE BLOQUEO DE LA CNTE EN MICHOACÁN

• A 14 días del inicio de los bloqueos, permanecen varados más de 200 trenes con mil 700 toneladas de carga de suministros y mercancías

• Empresas ferroviarias estiman pérdidas por más de mil millones de pesos

El presidente nacional de Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, hizo un llamado urgente al gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador a hacer valer el Estado de Derecho y sin importar filiaciones políticas, y salvaguardando los derechos humanos, hagan cumplir la ley y sea restablecido de inmediato el servicio ferroviario en Michoacán, para que las mercancías e insumos puedan llegar a su destino de manera normal.

“Que no imperen los cálculos políticos, sino el cumplimiento de la ley”, exigió el dirigente del sindicato patronal.

La Coparmex condenó que se toleren violaciones a la Ley de Vías de Comunicación que se traducen en afectaciones al tránsito de personas y el traslado de mercancías. El bloqueo se traduce en sobrecostos logísticos y rompimiento de inventarios, por la paralización de las plantas.

Los bloqueos están afectando la ruta que conecta al puerto de Lázaro Cárdenas y Morelia con el centro del país, así como la que va de Ciudad de

México hacia Guadalajara y todo el Pacífico Norte y que pasa por el estado de Michoacán.

Ante esta situación, advirtió sobre el riesgo de parálisis del sector industrial a causa de la afectación en siete puntos de la red ferroviaria por el bloqueo de maestros integrantes de la CNTE en Michoacán.

Tras 14 días de bloqueos permanecen varados más de 200 trenes de carga, que no han podido mover miles de toneladas de suministros y mercancías, con una afectación estimada en más de mil millones de pesos.

Los sectores más afectados son el agropecuario, porque no se están transportando granos para forraje animal; vehículos terminados para exportación, industria siderúrgica, mineral y hierro, así como la producción de gasolina en plantas de Pemex.