Press "Enter" to skip to content

Yo Campesino / 4T Corrupta

Por: Miguel A. Rocha Valencia
*Se hace cada vez más evidente la impunidad de los morenos

La corrupción no es privativa de quienes se fueron, de hecho, quienes hoy están en el poder, de ahí vienen, pero son más corrientes y evidentes que aquéllos.

A espaldas y muchas veces a sabiendas del tlatoani de Palacio Nacional, los funcionarios de la actual administración muestran el cobre y como en otros tiempos, son protegidos desde las alturas. Igual sucedió en tiempos de López Obrador cuando gobernó el entonces Distrito Federal.
Fue la contraloría de aquéllos tiempos la que cubrió con manto protector todos los actos de corrupción y reservó la información por años, tal se hizo con los segundos pisos, transferencias de propiedades a consentidos de la IP, especialmente judíos y árabes. Hoy la encargada de cubrir o perdonar los tratupijes es la dizque periodista y politóloga Irma Eréndira Sandoval.
Hoy encontramos corrupción en las nuevas dirigencias. Ya pasó un año ocho meses de que el nuevo gobierno proclamó el fin del fenómeno, pero no, cada vez se hace más evidente por lo burdo de sus operadores, como sucede en la Conade con Ana Gabriela Guevara que con todo y su impreparación salió buena para el “moche”, como el contrato con Cocinas Industriales y otros que sobre gastos y contrataciones.
Ni hablar de quienes le entraron al “baile” con el hijo de Manuel Bartlett Díaz y el mismo titular de la CFE a quien como en aquéllos tiempos, se cubre con la propia Secretaría de la Función Pública.
La asignación directa de contratos, incluyendo los relacionados a la adquisición del nuevo “Core bancario” para el Banco del Bienestar que habrá de dispersar los miles de millones de pesos de los programas clientelares de López Obrador, donde fue necesario correr a funcionarios que se opusieron a la transa, como Cirilo Luis Mora Castro, Enrique Becerril y al auditor interno del Banco, Angel Elías Lara Saba.
Con el nuevo “Core”, se operarán las dos mil 700 sucursales de dicho Banco y ni siquiera se sabe de a cómo fue la pedrada.
Total, López ha hecho lo que nadie se atrevió. Entregar por adjudicación directa el 74 por ciento de los 28 mil 458 contratos para compras; el 18 por ciento mediante licitación.
Pero aún más, del total registrado en Compranet, donde se incluyen otro tipo de contratos como de obra y que suman 76 mil 613, el 77.4 se entregaron de manera directa. Sólo los 30 de compras de insumos para fabricar libros, por 811 millones, 25 se otorgaron sin licitación.
La lista es larga y ahí entran Secretarías como la Defensa Nacional, Salud con la compra de equipo médico igual que el IMSS y en la asignación de obra de Comunicaciones y Transportes, donde su titular buscó un gramo de corrupción en los procesos del NAIM y no los encontró.
Podrían anotarse más casos, pero no habría espacio para comentar la designación de titulares de diversas áreas que falsearon curriculas para asumir los cargos o que simplemente no llenaron el perfil como lo establece la norma. Eso también es corrupción y a ello se deben tantas fallas y abusos en la administración pública actual.
La salida es decir que “así nos entregaron la administración” y estaremos de acuerdo, pero ¿Eso disculpa que hoy roben y mientan o sean incapaces para gobernar?

Be First to Comment

Deja un comentario