Press "Enter" to skip to content

Amplían el hoy no circula, junto al Hoy tampoco se gobierna

Por: Lorena Osornio E.

Se decretó la fase tres de contingencia por Covid-19 para nuestro país y hay normas que, aunque comprensibles muchos pensamos que están mal planeadas debido a como se han ido presentando las pocas o nulas restricciones que hasta ahora ha habido.

Primero se subestimo la gravedad del problema, a pesar que quienes venían de zonas que ya tenían este problema ingresaron al país sin problema se les dejó convivir con familia, compañeros de trabajo o escuela y población en general, el gobierno no tenía preparado ni un protocolo para esta contingencia.

Cuando los casos comenzaron a surgir el primer protocolo implementado fue pedir calma y la movilidad seguía siendo la misma, incluso en la segunda fase cuando se cerraron los negocios que no son esenciales quienes tenían que salir a trabajar, al médico o a las compras “con las debidas medidas” podían seguir utilizando su vehículo.

Ahora el protocolo es minimizar el uso de automóviles para desanimar a quienes salían sin tener que hacerlo y se suspenderá el permiso para circular a los vehículos que tienen calcomanía 0 y doble 0, así como de plataformas Uber, Didi, y Cabify, dejando a los choferes de estas sin posibilidad de llevar el sustento a su mesa mientras dure la fase tres, abonando a la contingencia más desempleo.

La pena por desobedecer esta norma será económica e impondrá un cargo entre mil 689.80 pesos a 2 mil 560.50 pesos mas lo que se acumule porque se llevarán tu vehículo al corralón. Y es aquí cuando después de tantas omisiones me pregunto ¿por qué hacen planes al vapor?

Dicen que los casos específicos se irán tratando conforme se presenten, pero ¿bajo qué criterio?, y mas importante ¿por qué imponer económicamente una multa a quienes no tienen por ahora con que pagar? Porque en el mejor de los casos quienes están aún trabajando es con sueldos recortados, situación en la que este gobierno también está siendo omiso o rebasado por las cifras.

Quedan exentos de esta medida taxis, esos que por lo regular son viejos, contaminan y seguros no son, ¿cómo verificarán que estos estén debidamente sanitizados, sobre todo si a ellos se sube tanta gente?, quedarán fuera estaciones de metro, Metrobús y tren ligero lo cual aunque sean estaciones de poca afluencia la tienen y quien no pueda llegar exactamente a la estación que comúnmente usa tendrá que caminar y exponerse o gastar en algún transporte haciendo que la gente este más tiempo en las calles, que su economía siga decreciendo y que su exposición al contagio sea más prolongada.

A un año y meses de esta administración podemos ver que aquella panacea que se nos anunciaba en campaña no ha despegado y no existe, Dra. Sheimbaum ¿Cuándo va a trabajar ordenadamente? ¿cuándo va a implementar todos esos planes que tenía para la ciudad? Y ¿cuándo aun en contingencia se verá que en realidad tiene algún programa para beneficiar a la ciudad?

También quisiéramos saber en ¿dónde está la Procuradora Ambiental Mariana Boy que debería estar abonando las grandes ideas que durante la campaña para jefa de gobierno tenía? Y a quien ahora las únicas indicaciones que le hemos leído por twitter son para el cuidado y atención de los animales de compañía.

¿Debería el gobierno revisar su plantilla después de esta contingencia y aplicar su austeridad en personajes como este que con su habilidad para hacer quesadillas -dicho por ella a Milenio en agosto del año pasado- bien pudiera mantenerse y no estar engordando el presupuesto de la ciudad?

Be First to Comment

Deja un comentario