Ciudad, Politica-Partidos

QUE EL TRIBUNAL FEDERAL ELECTORAL, DECIDA LA VALIDEZ DEL PROCESO DE RENOVACIÓN DEL CONSEJO POLÍTICO DEL PRI EN LA CIUDAD DE MÉXICO.

Tras 44 años de trabajo dentro del Partido Revolucionario Institucional y de acogerse y confiar en la militancia según sus palabras para llegar a la presidencia del partido, el ahora presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional Alejandro Moreno Cárdenas, tiene tal vez la última oportunidad de demostrar que de verdad cree en la democracia y que conoce la ley y respeta las resoluciones del Tribunal Federal Electoral. Y sobre dejar ver que sí, como ha venido diciendo, » lo importante es escuchar a la verdadera militancia priista del país y sobre todo a los pocos priistas de la Ciudad de México» que tienen la camiseta tricolor todavía puesta y que le siguen dando el beneficio de la duda a su dirigente nacional.

Tras el cochinero y las trampas que realizará, a la vieja usanza -que dijeron quedaría atrás-, Francisco Olvera, delegado en funciones del presidente del PRI en la CDMX y recientemente ratificado por Alejandro Moreno, en combinación con el denominado grupo rojo que encabeza Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y el ex diputado Israel Betanzos,  evitaron a toda costa la participación de verdaderos militantes en la renovación del Consejo Político del PRI en la capital del país, a fin de continuar viviendo a todo lujo con los dineros y posiciones políticas con que todavía cuenta el Revolucionario Institucional capitalino, todavía existe la esperanza entre algunos militantes que el Órgano Auxiliar -también dirigido por Cuauhtémoc Gutiérrez- reponga un proceso que estuvo plagado de irregularidades y todo quede en familia.

El instrumento denominado órgano auxiliar, que en apariencia llevó acabo el procedimiento de elección del Consejo Político y que sirvió para que Moreno Cárdenas se lavara las manos y no respetara la resolución del TRIFE, que obligaba a que fuera directamente el presidente del Partido Revolucionario Institucional  quien se encargara de la elección del Consejo Político  del PRI en la capital del país, y asó el proceso fue dejado una vez más en manos de los zánganos Francisco Olvera y Gutiérrez de la Torre.

¿Se atreverá otra vez Moreno Cárdenas a dejar que el Tribunal Federal Electoral le corrija la plana, y por segunda vez más no acatar la resolución que el máximo tribunal electoral del país  le ordenaba  llevar directamente la elección del Consejo Político del PRI CDMX? – demanda que fue promovida por el ex legislador Sergio Jiménez Barrios-, ¿será como ya se mencionó la última oportunidad que la den a Alito Cárdenas los muy pocos militantes que le quedan al otrora poderoso Partido Revolucionario Institucional de componer por facultad y derecho el camino y destino del partido?

Deja un comentario