Press "Enter" to skip to content

Walt Disney México

Por: Sergio Jiménez Barrios

Pareciera que se está rodando en mi país la película Robin Hood, esa en la que personajes antropomórficos toman el lugar de personas y que en su trama, narrada por un juglar cuenta la historia de ciertos personajes que viven en el bosque Robin Hood, Fraile Tuck y Little John junto con su banda roban a los ricos y dan el fruto de aquellos robos a la gente pobre, mientras son perseguidos por la autoridad el Sheriff y sus hombres bajo las ordenes del malvado y cruel Juan I de Inglaterra, el cual se apodera del trono y se convierte en un malvado y cruel tirano que se dedica a recoger impuestos sin miramientos.

La trama toma fuerza cuando los ladrones les quitan a los ricos para darle a los pobres acción que se antoja de una gran nobleza si no reflexionamos un poco en lo que está pasando.

Ahora mi país se ha transformado en algunas zonas en una película de fantasía, en la que los malos defienden a los buenos, los cuidan y los procuran más que el gobierno que los oprime y no deja de cobrarles luz, agua y servicios que en muchas ocasiones son insuficientes o para los que sólo esta hecha la infraestructura porque no les llegan.

Y los buenos se alían y se hacen bolas para ver de donde sacan dinero que al final no aplicarán en beneficio de la población si no es con un documento que le permita a la población acordarse de quien se los dio, o si antes no hicieron un trámite que se antoja más para engordar las listas de quienes pueden y en un momento determinado deberán hacer contrapeso para que ellos puedan continuar con sus pillerías, engaños y contubernios aunque se vistan de legalidad.

Hemos observado ya en redes sociales, videos y hasta escuchado ya en las noticias como grupos delincuenciales pertenecientes a cárteles de droga, que dicho sea de paso no se sabe que estén en contra de la población, ahora hacen el trabajo del gobierno en tiempo de contingencia, repartiendo ayuda en forma de despensa y hasta económico a los más necesitados; lo documentan y se están fortaleciendo entre la población humilde que es de la más agradecida y leal.

Tampoco digo y lo escribo es lo ideal recibir y por lo tanto relacionarse así con estos personajes, pero ante el olvido, la sordera y la soberbia del gobierno en general de los estados, la ciudad y la República, ¿a quién quieren que la gente acuda?

Una vez más comprobamos y auguramos que será la ciudadanía desde cada uno de sus estados quien rescatará al país después de esta contingencia que aún durará unos meses más.

Lo más importante es dentro de las posibilidades de cada uno cuidarnos, ayudar desde nuestras posiciones y esperar para ayudarnos en breve.

Be First to Comment

Deja un comentario