MILITANTES PRIISTAS, TRATAN DE CONVENCER AL EXLEGISLADOR SERGIO JIMENEZ BARRIOS PARA QUE RENUNCIE AL PRI

Por abandonar los ideales, desoir a las bases, además de la incumplida promesa de un cambio en el PRI capitalino, entre otras cosas, se fue uno de los legendarios militantes del tricolor, Carlos Jiménez, quien tras 46 años de militancia deja al partido en manos de la peor calaña política que ha manejado al tricolor.
Lo que antes fue el super partido, nadie lo niega y en coincidencia con Jiménez Lizardi, empezó a decaer junto con la figura del Colosio, el interior del partido empezó a debatirse entre disputas internas que pudo superar, y como cualquier organismo infectado, comenzó a pudrirse por dentro; lo que quedaba era sólo imagen, parapeto sin sustancia que bien representaba el rostro de Peña Nieto. Sólo una cara bien definida, pero nada más.
Lo que representa al PRI hoy en día es la desfachatez, el cinismo, el valemadrismo ante la realidad de un país que se les fue de las maños.
Los priístas, guiados por los designios de Moreno Cárdenas están tan cegados como aquel que creía que México crecería 4 por ciento y que hoy asegura que el coronavirus es un intento conservador más para golpear a la 4T; de ese tamaño es si ingenuidad.
El partido se desmorona en las manos de Alito y Cuauhtémoc Gutiérrez; hoy fue Carlos Jiménez Lizardi, mañana quien o quienes. Cuántos nos iremos, o ya nos fuimos.
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario