Press "Enter" to skip to content

¡Viva México y los Mexicanos!, no sus gobiernos

Por: Lorena Osornio E.

Septiembre está plagado de mexicanismo, los colores patrios en todos lados, los carritos de banderas, cornetas, sombreros, rebozos, tambores, matracas, bigotes falsos, pintura para la cara, serpentinas, y miles de ocurrencias de los comerciantes para exaltar la mexicanidad, y el patriotismo de todos los que vestimos de color las casas, la oficina o el carro y hasta nosotros mismos llegando el día 15.

Y ya acercándonos a ese número les recordaré porque todos lo saben que la noche del 15 de septiembre además de disfrutar de una cena con música y bebidas y ya por estos tiempos la pelea de box tradicional, se emula el grito que se dio en el poblado de Dolores, por Miguel Hidalgo y Costilla para llamar a la sublevación en contra el “mal Gobierno” y así iniciar una lucha por la independencia de nuestro país.

Y han pasado tantos años, tantos salvadores, estadistas, Licenciados, Generales, Doctores y soñadores e idealistas por el máximo puesto de dirección del país que nos han dejado ver como la opresión paso de sistema de castas, cofradías, cacicazgo, esclavismo, latifundismo, y sometimiento arbitrario, a esclavismo, cacicazgo, latifundismo y sometimiento voluntario o por contrato que carajos.

Todos los derechos y libertades plasmados en papel para evitar el sometimiento de un pueblo se fueron diversificando en otro tipo de esclavitud, al crearse gobiernos, ayuntamientos,  sindicatos, organismos, secretarías, y similares que teniendo un representante que volvió a erigirse en patrón, dueño, mecenas, funcionario, director, o encargado de ventanilla ha puesto de nuevo al pueblo a su servicio y con el beneficio sólo de unos cuantos o sea como era desde un principio pero ahora avalado por leyes “políticamente correctas”.

Y la lucha se transformo de aquella cuerpo a cuerpo, con fusiles y metralla, esa de “échenles mentadas que también duelen” en la que el valor, la estrategia y las ganas de ser libres ahora es visible sólo en los medios de comunicación que se atacan entre ellos, los que tienen la palabra contra los que tienen el poder dividiendo a la población entre los que creen en uno y los que siguen fielmente al otro, la guerra de tweets, es encarnizada, caen las hojas de papel con las que antes se le pegaba a los grandes y se desenmascaraban sus entuertos, callan voces que siguen gastando su saliva ante la enajenación de voluntades que crédulas solo asienten instintivamente a las mismas palabras sólo que dichas en lenguaje coloquial.

Los números ya no son ciencia exacta porque siempre hay otros diferentes que discrepan de los que la realidad presenta.

El panorama nacional se convirtió de un personaje cubierto de bonanza que administraba y dejaba caer mendrugos al pobre, en un maquillado limosnero lastimoso que suplica la ayuda hasta de los pobres para atender a los pobres, que le quita lo poco que tiene para regresárselos en dádivas humillantes y mañosas para parecer un caritativo semejante que comparte su pobreza.

La lucha por la verdadera independencia aún sigue, está en pañales, con cada transformación desde la primera a la 4T han llegado nuevas formas de opresión disfrazadas de libertad, comparadas al acto inocente de un niño que recibe el control de su videojuego sin conectar para que sienta que tiene parte en el juego cuando en realidad es otro el que decide.

Las trincheras son diferentes, pero siempre podemos hacer algo, reaccionar y accionar todos desde la nuestra propia con estrategia y unidos es lo único que nos permitirá reconocer a ese mal gobierno que en cada grito queremos echar fuera y vivificar a un país que parece desértico y abandonado por los que siempre le hemos dado vida.

¡Viva México! ¡Vivan los mexicanos que hacemos patria y deseamos la libertad! ¡Muera el mal gobierno y sus mañosos integrantes! ¡Viva México!

Be First to Comment

Deja un comentario