Press "Enter" to skip to content

Anécdotas de un tal «Tio Lolo»

Por: Sergio Jiménez Barrios

El cubrebocas sirve para lo que sirve y no sirve para lo que no sirve, lo mismo que el gobierno de la 4t, y no es que no tenga personal calificado para las acciones que debería emprender para cumplir las promesas que hizo, y para ya mínimo asegurar un estado de derecho que nos permita aún con la pandemia mundial y el acelerado rebrote de COVID vivir en una aparente calma.

Ejemplos de lo que digo, todos los tenemos y si no basta con darle una leída a los currículums de tantos funcionarios que hay dentro de la administración para darnos cuenta que aunque los veamos ya con malos ojos por sus nulos resultados y las bolas que se hacen para resolver los asuntos que en sus manos están no son tan incompetentes en sus áreas.

Hugo López-Gatell fue nombrado Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud de México desde el primero de diciembre de 2018, cargo que hubiese ocupado con bastante holgura para sus capacidades que según su trayectoria académica son muchas, tales como investigador y escritor para revistas científicas, jefe de médicos residentes y director de Innovación en Vigilancia y Control de Enfermedades Infecciosas, en el Instituto Nacional de Salud Pública de México, Director General adjunto de Epidemiología en la Secretaría de Salud, y líder en la creación del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Y sin embargo este personaje de la vida política nos queda a deber mucho en lo público, su increíble currículum se ha visto reducido a la lectura de poesía, a ser el novio de México, y a grandes hits como: “un grupo posiblemente de diez que nos son diez son nueve”, “la diferencia de casos de hoy y ayer comparado con el hoy y ayer de la semana pasada y el hoy y ayer de la semana antepasada cada vez hay menor diferencia”, “las personas que fallecieron… lamentablemente fallecieron”, y otras que a la sorna popular se le escapan porque ya son muchas.

Y así como en el dicho se le escapa que no toda la población es tonta, que no toda la población está con ellos y se cree las cifras ilusorias que solo a ellos les cuadran, que no toda la población está en contra del maltrato que dice el presidente sufrió su subsecretario al que Lilly Téllez bautizo como el “pequeño virrey del país de las camas vacías y de los muertos en casa” y al cual remató diciendo “con su lealtad a ciegas al presidente, usted sólo ha dado palos de ciego”.

Que tan no capacitado para este puesto estará el vocero de la Secretaría y que tan delgada tendrá la piel que antes rebosaba de juventud en el que era su elemento -la investigación, el liderazgo y la atención a pacientes y profesionales de la salud – que su comparecencia ante el Senado tuvo que suspenderse por las protestas de quienes “lo maltrataron”.

Me apena el papelazo que muchos funcionarios capacitados en sus áreas hacen en el teatro guiñol de la política nacional y que lamentablemente les costará el prestigio ganado por la inconciencia y apatía que tienen para con el país, por la pantalla que tienen que conservar para hacer ver bien a un presidente que sólo los utiliza para llenar un espacio que políticamente deberían ocupar quienes tuvieran la valentía de trabajar aún en contra de quien los puso ahí.

Y no es que sean blancas palomas, todos y cada uno sacarán raja económica de hacerse como el “tío Lolo” por el tiempo que aguanten o quieran estar dentro del gobierno, a nosotros sólo nos queda no imitarlos y pensar bien en lo que queremos en estas próximas elecciones.

Be First to Comment

Deja un comentario