Press "Enter" to skip to content

El silencioso adversario de la 4T chilanga

Por: Lorena Osornio E.

 

Ya es bien sabido que todo lo que contraviene a la 4T se la considera de carácter conservador, adversario del sistema, resultado de la corrupción de administraciones pasadas o fake news, con esos argumentos Claudia Sheinbaum ha encontrado el antídoto para olímpicamente sacar la vuelta a lo que se le interpone.

Ahora el enemigo no es ideológico sino biológico, y en ese campo no existen colores partidistas ni ansias conservadoras, así que conviene no tomar a la ligera las cosas esta vez. Pero la corta historia de Morena en el poder ya nos enseñó que en el afán de conseguir sus falsos objetivos de “ayudar a los que menos tienen”, es decir, gente desobligada y esperanzada a recibir el paternalismo gubernamental; no les importa dejar morir a quienes si requieren el apoyo, como los niños con cáncer.

Sobre la Ciudad de México se ciernen dos amenazas sanitarias, ambas de riesgo por más que se quiera minimizar. La primera y de mediática relevancia, el Covid-19, que tiene paralizado a medio mundo; y el sarampión, que poco a poco gana terreno.

Quizá por una posible exageración en el impacto del coronavirus en el mundo, en la capital y el en país; se nos ha dicho que hay que abrazarse, se organizan eventos multitudinarios, se realizan caninatas o se muerden mejillas de niñas pequeñas contra su consentimiento. Con todas estas muestras, es posible que al mundo entero le entrara el ansia conservadora para atacar al mesías de Macuspana y su entenada tlalpense.

Expertos vaticinan que en cualquier momento se puede desatar la crisis sanitaria en nuestro país y en la capital, principalmente; incluso los propios encargados de atender la emergencia, médicos del INER, ya denunciaron no contar con el protocolo adecuado.

¿Qué espera la 4T?, que haya consecuencias fatales, que se incremente dramáticamente el número de infectados para luego echar la culpa a los medios conservadores por no haber informado a tiempo, sabemos que pueden cambiar un discurso así de fácil.

Lo único que Andrés Manuel y Claudia desean es tener más motivos para alimentar la polarización de la gente pues eso les fortalece, no niegan ser producto del conflicto y naturalmente necesitan que haya conflicto social. Mienten cada vez que dicen buscar el bienestar de la gente.

Be First to Comment

Deja un comentario