VENDEDORES CON TRISTEZA POR NO HABER LLEVADO DE COMER A SUS CASAS, POR OBLIGARLOS A ESTAR EN LA BOLA

  • TRANSEXUALES Y VENDEDORES AMBULANTES ACARREADOS, LLENAN UN TEATRO CON CAPACIDAD PARA TRES MIL PERSONAS

Por un lado recalca su absoluto respaldo al paro de mujeres convocado para el próximo lunes en todo el país, pero motivado por la creciente ola de violencia en la Ciudad de México, pero por otro, da un espaldarazo al operador de una red de prostitución. Así de pusilánime es Alejandro Moreno, el dirigente nacional el PRI que este fin de semana ungió en la presidencia del Comité Ejecutivo de la capital a Israel Betanzos, quien prometió a la escasa militancia y menor concurrencia, no ser un dirigente de escritorio.

Lo anterior retrata de una pieza lo que el tricolor significa para la metrópoli más grande del país. La Ciudad de México se ha destacado desde ya un par de décadas por su carácter vanguardista, ya sea en temas de Derechos Humanos, ambientales y sociales, la ciudad lleva ventaja. El tema feminista es de avanzada modernista. La asunción de Betanzos representa lo contrario, significa negar toda esa violencia que sufren las mujeres y legitimar un espacio para cometer crímenes de género, con la inmensa sombra de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, ya experto en el manejo de redes de prostitución.

Y Alito, ¿es o se hace?, así como está el termómetro social por el tema de género, y sólo le faltó darle beso y apapacho a Cuauhtémoc, a quien se refirió con sospechosa deferencia al expresar, “mi afecto, mi cariño, mi aprecio y mi hermandad a quien sin duda es un gran compañero, a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre”. Ya de por si de dimensiones considerables, con la linsonja; Cuauhtémoc no cabía en todo el foro; Betanzos, igual como siempre, se hizo chiquito.

Pero además del anacronismo en el que se ha sumido el revolucionario, resulta divertido observar como Betanzos suspirar al aire y delirar a lo grande, pues aún con acarreados, la parafernalia montada para su toma de protesta, en el Metropólitan, no logró convocar a tres mil personas; caben más personas en dos vagones del metro, y ni en hora pico. De ese tamaño es el poderío político y respaldo social que ostenta el PRI, ni la sombra de lo que fue aquella muralla de setenta años.

Si no hubieras sido por las agrupaciones de comerciantes y transexuales del centro, Israel Betanzos y Alito se hubieran quedado sólo con la inmensa compañía de Gutiérrez de la Torre.

Para quien se pregunta dónde quedó aquel PRI, dónde se perdió. La respuesta la podrá decir el propio Betanzos, pues fue la red de prostitución que probablemente el opero para satisfacer a su enorme amigo Cuau, además el De la Torre es el Rey de la Basura, y como alteza no dudó en darse sus gustitos, para eso tenía al partido y a su camarilla de comprometidos subordinados y subordinadas.

El Rey seguramente pensará en retomar el trono desde las espaldas, y como siempre, seguir dando órdenes a Betanzos, y para eso ya es notoria la anuencia de Moreno Cárdenas.

Anacrónica dirigencia de Betanzos en PRI CDMX

La coyuntura actual apunta hacia el respeto de los Derechos Humanos femeninos y al repudio hacia la violencia de género, nada más noble en tiempos de vanguardia ideológica.

Por eso muchas mujeres valiosas han decidido echar por tierra viejas ataduras y liberar su potencial, que es demasiado, de ahí la fortaleza que han conseguido los grupos femeninos.

Uno de ellos es, Mujeres de Hierro, una organización liderada por Verónica Martínez Sentíes, cuya trayectoria de trabajo y genética política la llevó a ser considerada como, una mexicana «rifadísima».

Ha sido parte de la Secretaría de Economía (antes SECOFI) y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Asimismo, colaboró en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal durante la III y IV Legislaturas.

Pero destaca por su Movimiento que defiende las garantías de las mujeres, a partir del abuso y violencia de género ejercida por el líder del partido al que renunció tras 26 años de militancia.

Para Sentíes, también brillante comunicadora y litigante; es una afrenta, una desfachatez; que en el PRI capitalino se haya tolerado la elección de la que resultó ganador Israel Betanzos, pues es un personaje anacrónico, nocivo y peligroso, por decir lo menos.

Posiblemente fue el vil operador de una red de prostitución, al interior del partido, para complacer a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, entonces dirigente del PRI capitalino y amigo suyo.

Por eso resulta una aberrante querer legitimar su liderazgo en el PRI, es insostenible e indefendible, principalmente porque con Betanzos resurgió de la Torre, como sapo en temporal.

Eso motivó a Verónica Martínez a renunciar al PRI y consigo llevarse un grupo de mujeres igual de valiosas.

Así que cualquier manifestación que emita Betanzos en pro del género femenino, será tan infame como aquel feminicida que, ataviado con una playera que pide «Ni una más», llevó flores al funeral de su víctima. Sólo será una manera de querer aprovecharse del momento y recibir algo de reflector.

Junto con Lorena Villavicencio, conducen el camino de las Mujeres de Hierro.

Si realmente se aplicara la justicia en nuestro país, probablemente Israel Betanzos sería uno de los principales bajo la lupa.

Algunas voces femeninas al interior del PRI ya no ven con buenos ojos que un enfermo de género dirija las riendas tricolores, pues ante la brutalidad de los últimos acontecimientos, reconocen lo peligroso que resulta estár tan cerca de delincuentes sexuales, más aún si entre eso hay una relación de superioridad.

Tratantes, proxenetas, rateros y eternamente perdedores, no por nada el partido se ha desfondado irremediablemente.

Con la actual dirigencia del PRI en la ciudad, estancada en la mediocridad de criterio y oxidada con la misma corrupción de siempre, el partido está condenado a sucumbir frente a tendencias apabullantes y modernistas.

Algunos ya salieron por piernas, sólo se queda a quien le gusta la basura .

De la misma forma se espera la salida definitiva del ex legislador Sergio Jiménez Barrios con un grupo mayoritario de priístas.

PRI capitalino recurre a rancias estrategias para atraer simpatizantes

Aunque desde hace más de 20 años de gobiernos izquierdistas en la capital del país, el PRI se ha instalado en la calle de la amargura y no consigue congraciarse con la ciudadanía; la actual dirigencia tiene la ilusa idea de ahora si empezar a trabajar y acercarse a la comunidad.

Pero para Israel Betanzos, dirigente capitalino tricolor, no se abre un camino sencillo pues sobre él pesa la sombra de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y sus viejas estrategias de cooptación.
Según fuentes internas, la intención de Betanzos es promover la venta de despensas; canastas con productos alimenticios, verduras y abarrotes a precios populares; aunque parece un buen objetivo, no deja de hacerse negocio con esos productos, que además habría que verificar su calidad.

Llama la atención que ante el difícil escenario político que les espera a las huestes priistas en 2021, Betanzos y De la Torre no atinen a diseñar estrategias novedosas; el reparto de despensas ha sido una práctica ya arraigada en el PRI, quizá eso explique los malos resultados electorales que tuvieron, no ganaron una sola elección ni con el apoyo de Adrián Ruvalcaba, como le ocurrió a Betanzos cuando intentó hacerse de una Curul.

Al parecer la única experiencia bien ganada por Betanzos y Cuauhtémoc tiene que ver con los malos manejos de recursos y corrupción, hasta trata de personas y prostitución; lo que muchos consideran, continuará, pues como dice el refrán: “Chango viejo no aprende maroma nueva”.

En lugar que se acerquen a los verdaderos militantes como lo hizo el exlegislador Sergio Jiménez Barrios.

Por más esfuerzos y campañas graciosas, PRI no levanta

El característico color rojo que identifica al priismo, hace pensar también en el pigmento que tienen muchas especies de cangrejos, pero la analogía no sólo se concreta a cuestiones cromáticas, pues igual que el cangrejo, el PRI va en franco retroceso.

Y es que los esfuerzos que hace la dirigencia por reposicionarse en la aceptación social no dan el resultado deseado, por el contrario, tienen en efecto contrario pues a la fecha, el tricolor sólo ha podido conservar aproximadamente el 24 por ciento de sus militancia.

Hoy en día las filas priistas no conserva ni a los priistas que votaron por Alejandro Moreno para llegar a la dirigencia nacional, ello según la validación del padrón que realizó el Instituto Nacional Electoral. Llama la atención, además, que el PRI es uno de los partidos que más registros irregulares de militantes tiene, por lo que se ha hecho acreedor a sanciones por parte de la autoridad electoral.

Resulta que muchos de los ciudadanos que aparecían en la base de datos del partido, nunca dieron su consentimiento para afiliarse al partido, o habían solicitado su renuncia pero no procedía.

El INE refiere que el tricolor perdió 76 por ciento de sus afiliados, pues de 6.5 millones solamente conserva 1.5 millones. Muchos de ellos ya forman parte de la maquinaria morenista y otros más decidieron mantenerse en el sector independiente.

Y es que un millón y medio de afiliados, no alcanzan a los 1.6 millones de priistas que ungieron a Moreno Cárdenas en 2019, aunque en esa época se denunció que el padrón estaba inflado, lo que probablemente indique que ni siquiera ellos eligieron a Alito.

Por lo menos, ese proceso ocasionó la renuncia de destacados priistas como Ivonne Ortega y José Narro, quienes también buscaban asirse de las riendas tricolores, pero ante una campaña cargada, decidieron declinar.
Moreno fue electo por 1.6 millones de priistas en 2019. Sin embargo, en ese proceso interno, Ivonne Ortega y Ulises Ruiz, también aspirantes a dirigir el partido, denunciaron que el padrón estaba inflado.

Para Ruiz Ortiz, fue durante la presidencia de César Camacho cuando se organizó un proceso de afiliación corporativa; mientras que Ortega Pacheco denunció afiliaciones en masa en estados afines a Moreno Cárdenas, como Coahuila y Campeche.

Pero la disminución de militantes no es el único problema pues tras los embates oficiales para reducir los presupuestos de los partidos, fuentes internas aseguran que al menos 30 por ciento de la plantilla laboral será despedida en próximas fechas.

Así que el panorama para el revolucionario no es nada esperanzador, pues para 2021 la caballada llegará todavía más flaca de lo que está hoy.

Ni yendo a bailar a Chalma lograrán más adeptos, los más importantes tal vez convenzan al ex legislador Sergio Jiménez Barrios a que se alejen definitivamente del PRI.

Alito y la fábula de las dos tortas

Hace unas décadas existía la expresión, «el perro de las dos tortas», con la que se designada a aquel que en ante una disyuntiva pretendía beneficiarse de ambas opciones y al final perdía todo. Así quien pretendía dos amores y los dos les hablaba bonito a espaldas del otro, naturalmente quedaba como, el perro de las das tortas, que por querer morder ambas, se quedaba con las ganas.

Si le pasó a Alejandro Moreno, que mientras el PRI se le desvanece de las manos, prefiere changuito aplaudidor de AMLO, como queriendo evitar una posible arremetida contra él, principalmente ahora que la detención de Lozoya, exacerbó la fiebre anti priísta en la cuatro te, que además le sirve para legitimar un poco su desastroso inquilinato en Palacio Nacional.

En menos de una semana el PRI sufrió sensibles bajas, en la Ciudad de México, Tamaulipas y el Congreso.

Pero a ellos ni bonito les habló, ni feo; no les habló. Alito, mejor se fue a un encuentro que López Obrador sostuvo con líderes sindicales; ahí, Moreno Cárdenas ni a segundón llegó, su figura mínima, sin dificultad se opacó frente al garbo sindical.

¿Y como quedó?, ya lo dijo el popular adagio; sin valiosa militancia y sin agradar a AMLO, con la posible renuncia de los últimos distinguidos priístas dentro de los que de encuentra el ex legislador Sergio Jiménez Barrios, Amlito, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y el inservible Israel Betanzos, se quedarán chiflando en la loma.

Mientras PRI se derrumba Amlito hace de comparsa del Peje

El priismo quizá viva su periodo más crítico de su longeva existencia, estrepitosamente se cae a pedazos. En la Ciudad de México, el único priísta en los gobiernos de las alcaldías, Adrián Ruvalcaba, quien por cierto resultó el mejor evaluado de los 16; acaba de presentar su anunciada renuncia.

En Tamaulipas, tres dirigentes del sur Tampico, Ciudad Madero y Altamira; también renunciaron a sus cargos.

Al irse dijeron que la dirigencia estatal impulsa a priistas que han traicionado al partido. A imagen y semejanza de la dirigencia nacional, que a todas luces traiciona al partido, pues todo parece indicar que se institucionaliza la chapusa como moneda de cambio para hacerse de un lugar en la estructura priista.

Tamaulipas debería mirarse en el espejo chilango, donde una infame proceso interno para elegir a la dirigencia local, descuartizó al tricolor. Ya cayeron tres.

Carlos de los Reyes, Soel Cruz Leos y Héctor Manuel González Arellano, quienes dirigían el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tampico, Ciudad Madero y Altamira, respectivamente, anunciaron su salida en una rueda de prensa a la que minutos después llegó la Secretaria General Mayra Ojeda.

“Somos totalmente ignorados, el mensaje es ‘traiciona y te premiamos’ nosotros como somos caballeros, preferimos hacernos a un lado y que el presidente Édgar Melhem siga con su teatro de estar imponiendo presidentes”, dijo el ex dirigente en Tampico, Carlos de los Reyes.

Mientras eso acontece, Alejandro Cárdenas, sigue con su propio teatro y desde la dirigencia nacional sólo atina a hacer rídicula comparsa del Ejecutivo Federal, mientras simula que hace oposición al poder.

En lugar de atender la fuga de talentos en su partido, además de hacer graciosos videos inculpando a su partido, Cárdenas Moreno decidió asistir a la reunión que su majestad de Macuspana sostuvo con líderes cetemistas.

Y no es que se critique al campechano por asistir, tiene el soberano derecho si así lo desea y si es que lo requirieron, pero cualquiera con dos dedos de frente se queda a arreglar la casa, o intentarlo al menos, en vez de hacer de candil de la calle. Y si fuera necesaria la presencia priísta, más que suficiente era con los Senadores; Claudia Ruiz Massieu, Miguel Ángel Osorio Chong y Eruviel Ávila; sin duda priístas de mayor renombre y mayor vehemencia que Alito.

Hace unas semanas se conmemoró el natalicio número cien de Chava Flores, y como él mismo dijo; «¿a qué le tiras?, convendría que Alejandro Moreno hiciera un ejercicio de autoreflexión y jerarquice a qué le tira; a la unión del PRI, a inculparlo, o a aniquilarlo; todo apunta a lo tercero.

Todo lo que viene aconteciendo en el vendido PRI lo venía señalado el ex legislador Sergio Jiménez Barrios, nadie hizo caso: ahí está el resultado.

Veo un PRI lleno de gente nefasta y antidemocrática: Carlos Jiménez

Ciudad de México, 20 febrero 2020.- Soplan vientos funestos, apocalípticos, en Buenavista y Puente de Alvarado, y frente a una evidente catástrofe, vuelve a escucharse la profética voz colosista que ve la necesidad de replanteamientos internos.

Y es que en clara paráfrasis al histórico discurso que ofreciera Luis Donaldo el 6 de marzo de 1994, en el que dijo ver un México con sed de justicia y gente agraviada; así, Carlos Jiménez Lizardi, ve «un PRI, del cual han emanado un sinnúmero de corruptos, lleno de gente nefasta y antidemocrática», como lo expuso en la carta de renuncia como militante, que el exlegislador entregó a la dirigencia nacional de ese partido,

En la misiva, Jiménez, quien ocupó diversos cargos; lamenta que el partido sólido y democrático con el que soñó, sea lo contrario y este controlado por lo que llamó, mafia delictiva y antidemocrática, justo lo que el dirigente nacional, Alejandro Moreno, prometió erradicar al asumir.

Por el contrario, parecería que Alito tolera lo que dijo combatir, como ocurrió en la Ciudad de México, donde toleró un proceso irregular y en pocos días ungirá a Israel Betanzos, figura de calaña cuestionable.

Conviene la alusión a la arenga de Colosio Murrieta pues esa ocasión se dijo.

«Los priístas sabemos que ser herederos de la Revolución Mexicana es un gran orgullo, pero ello no garantiza nuestra legitimidad política. La legitimidad debemos ganarla día con día, con nuestras propuestas, con nuestras acciones, con nuestros argumentos», consideró al plantear que desde aquellos años, había que dejar atrás viejas prácticas en las que el partido sólo dialogaba con si mismo y con el gobierno, pero ahora no tiene la misma interlocución con el gobierno, y si la tiene es en una evidente relación de subordinación frente al 4T, frente a la Tibieza de Moreno Cárdenas.

A casi 26 años de distancia, Jiménez acusa que todo eso sigue vigente. Hace más de dos décadas desde que el PRI en la ciudad ha sido controlado corruptos que han acabado con el partido y pese a ello, sin más aún detentan el poder.

Dijo sentir que ya no cabe en ese partido, pues el dirigente nacional está alejado de la realidad, y en la Ciudad de México la dirigencia fue producto de una imposición y subordinación a intereses antipartidistas.

Lo mejor para el tricolor es tomar en cuenta la renuncia, porque se suma a otras que a sufrido el priismo chilango.

 

Carolina Viggiano, tiene mejor puestas las faldas que Alito los pantalones

  • Viaggiano sale al quite de Alito, ve paja en ojo ajeno no en el PRI

Redacción MX Político.- Como dijera el popular refrán, la cúpula priísta ve la paja en el ojo ajeno y no en el propio, al menos así lo manifestó la Secretaría General de ese partido, Carolina Viggiano, quien pese a las fuertes diferencias en el seno tricolor, asegura que el partido no está fracturado, a diferencia de otros institutos políticos.

Ante la parquedad del dirigente nacional, Alejandro Cárdenas ante el partido oficial, Viggiano Austria toma la palabra para indicar que hay partidos que tienen dos dirigencias nacionales y carecen de liderazgos locales y regionales.

Por el contrario, apuntó que el tricolor cuenta con una dirigencia nacional, en cada estado y en cada municipio; todas elegidas legalmente, dijo.

Pero quizá olvidó el proceso electivo en la Ciudad de México, cuyas irregularidades desdibujaron su estructura interna y provocaron un sin fin de renuncias.

La guerrerense aprovechó para pedir al Ejecutivo Federal, dejar de distraer a la comunidad con rifas inexplicables y en su lugar, abordar los temas importantes de la agenda nacional, toda vez que bajo el régimen cuatroteista se han destruido instituciones y cancelado benéficos para mujeres, suministro de medicamentos y apoyos para el campo.

Y es que con la declaración Viggiano sale al quite de Alejandro Moreno, anodino líder nacional que en los últimos días se ha posicionado en el centro de la sorna política y social por su evidente actitud entreguista frente a López Obrador.

Con un talante mucho más enérgico que el de Moreno Cárdenas, Viggiano asestó, «se está viendo una situación muy delicada para la seguridad alimentaria y la estabilidad social y económica del país».

De tal suerte, puso especial énfasis en que su partido no permitirá el desmantelamiento de los organismos electorales, pues consideró que la democracia debe ir hacia adelante y no en retroceso.

Ya de cara a 2021, dijo que las candidaturas no se otorgarán por tómbola y se buscarán los mejores perfiles, «la sociedad no puso una vara muy alta porque sabe que podemos».

Fuentes internas ven con asombro que la voz del líder se opacada por la de Carolina Viggiano, quien muestra más tamaños para presidir en tricolor.

Miles de verdaderos militantes priístas pedirán al ex legislador Sergio Jiménez Barrios, que proponga que Viggiano ocupe el lugar de Amlito.

Alito y Betanzos, verdugos del PRI capitalino

Ciudad de México, 17 febrero 2020.- El PRI capitalino representa, por decirlo menos, la alcantarilla política chilanga. Desde que el gobierno local se determina por elección popular, el tricolor se ha rezagado en la aceptación popular, y por más intentonas, no despunta su aprobación ante la apabullante izquierda capitalina.

Pero es el mismo PRI el encargado de cavar su propia tumba, pues mientras que sus adversarios se fortalecen, el tricolor no logra ocultar su fascinación por el desastre, para muestra, la nada encomiable elección de Israel Betanzos.

Para muchos, Betanzos presenta una película ya antes vista. De todos es conocido que durante la presidencia de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el tricolor experimentó sus peores episodios debido a la rampante corrupción tolerada por de la Torre, y operada por el propio Betanzos.

Trata de blancas y prostitución son dos de los ilícitos que se señalan en el trayectoria del ex líder priista, por lo que incluso se vio sometido a una investigación judicial.

Por su parte, Betanzos ha vivido a la sombra del llamado Rey de la basura, y cuando ha tratado de brillar por si mismo fracasa, como cuando buscó una Diputación por Cuajimalpa, que perdió incluso con el apoyo de Adrián Rubalcaba.

Todos esos avatares tienen al tricolor en la lona política capitalina, aunque aprovechándose del bochornoso liderazgo nacional, se quiera responsabilizar a Alejandro Cárdenas por las desventuras en el edificio de Puente de Alvarado.

Alito y Betanzos se verán las caras el próximo 22 de febrero, cuando el campechano de la bendición al capitalino para asumir las riendas y dirigir las causas priístas en la capital.

Aunque diversas voces internas consideran que el binomio tiende más a destruir que a reconstruir al PRI

Comentan integrantes de la planilla blanca que informarán al ex legislador Sergio Jiménez Barrios de una serie de impugnaciónes que presentaron ante el Tribunal Electoral de la CDMX y ante el Trife.

PRI capitalino en riesgo bajo la sombra de Alito

Flaco favor el que le hace el dirigente nacional, Alejandro Moreno al PRI en la Ciudad de México, donde de por si el tricolor es una fuerza minoritaria. Pues además de su cuestionable trayectoria política, toleró un proceso de selección en el Comité capitalino, protagonizado por posibles responsables de delitos de trata, como Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre e Israel Betanzos, quién asumió como líder local a inicio de febrero.

El liderazgo de Moreno Cárdenas ha demostrado no ayudar al PRI en la capital, pues además de hacer ojo de hormiga con de la Torre y Betanzos, desde sus inicios en el partido se le consideraba “malito” por su actitudes más porriles que políticas, pero que resultaban útiles de cierta forma para el entramado priista, al grado que llegó a dirigir al partido.
Cuando fue legislador, se le atribuyó hacer negocios con el amparo de la investidura y del fuero que ofrece una curul en San Lázaro.

Y Como gobernador de Campeche, fue uno de los que más beneficios “extraoficiales” tuvo del Seguro Popular en el sexenio de Peña Nieto. Se calcula que Moreno Cárdenas desvió poco más de 51 millones de pesos del referido sistema de salud, por lo que Fiscalía General de la República inició una indagatoria en su contra por presunto enriquecimiento ilícito. De tal suerte, junto con José Murat intentaron torcer la mano para que los gobernadores priistas aceptaran sumarse al INSABI y con ello apaciguar la amenaza de la investigación.
Alito es además señalado de llevar al partido a ser una comparsa de la 4T, de tener una actitud sumisa ante los designios de Andrés Manuel López Obrador, y no hace mucho por revertir la idea.

Las cuestionables acciones del campechano ya rayan en la desfachatez. La campaña que lanzó con un video compartido en su cuenta de Twitter, donde mediante un juego retórico busca reposicionar a su partido, sólo provocó una ola de memes y reacciones adversas en la misa red social.

Al parecer por coincidencia el simpático video se difundió el mismo día en que fue detenido Emilio Lozoya, figura cercanísima al ex presidente Peña y al PRI, y así como pide que se culpe al PRI por la educación gratuita, el Seguro Social y millones de casa propias; él mismo echa la culpa completa a Lozoya Austin de un delito del que se benefició todo el partido y en consecuencia, el propio Moreno Cárdenas.

“Quien comete un delito tiene que enfrentar la Ley”, sentenció Alito, como bien se le conoce; al considerar que quien comete la conducta es el individuo y no la institución, lo que no contempla es que las acciones del individuo no pueden deslindarse tan fácilmente de la institución. Él es un claro ejemplo de ello, pues cuando desde Campeche fue uno de los gobernadores

Pero parece que el liderazgo de Alito no es absoluto en el PRI pues el mexiquense, Alfredo del Mazo lo madrugó y “encabezó” el cónclave de gobernadores con la 4T para acordar la adhesión al INSABI.
Por todo lo anterior, en la capital del país el PRI ha implosionado y poco a poco se desvanece, para muchos podría estar en riesgo de perder su registro en la Ciudad de México para 2021 pues buena parte de su estructura, de su voto duro le ha volteado la espalda.

El Diputado local, Guillermo Lerdo de Tejada, abandono las filas desde hace varias semanas por no sentirse respaldado; Adrián Ruvalcaba, alcalde de Cuajimalpa, una de las alcaldías mejor evaluadas, ya se le ve más cerca de las filas blanquiazules. Como ellos y otros priistas que emprendieron ya la huida; en 2020 se esperan más renuncias ante la cerrazón y soberbia de la cúpula tricolor, que resultó ser como aquella sombra del valiente árbol al que uno no debe arrimarse.

Militantes priístas hasta con treinta años de afiliación al Revolucionario Institucional, buscan consultar la posible renuncia al PRI al exlegislador Sergio Jiménez Barrios.